Vida y Negocios


PANAMÁ

La República de Panamá, situada en el istmo centroamericano, que une Norte y Sur América, tiene una superficie terrestre de 77,082 kilómetros cuadrados, dividida políticamente en nueve provincias y cinco comarcas. Limita al este con la República de Colombia y al oeste con la República de Costa Rica; al norte se ubica el Mar Caribe y el Océano Pacífico al sur. El Canal de Panamá atraviesa la República, de norte a sur, en la parte más angosta del Istmo.

Con una población estimada de 3.3 millones de habitantes, el país es una clara muestra de la concurrencia de razas. El idioma oficial es el Español, aunque un sector importante de la población habla Inglés, principalmente el sector servicios de la economía.


SISTEMA CONSTITUCIONAL, LEGAL Y POLITICO

De conformidad con la Constitución Política de Panamá, la Nación está organizada en un Estado soberano e independiente, con un sistema de gobierno republicano, unitario, democrático y representativo. El gobierno está estructurado, básicamente, en tres órganos: el Legislativo, Ejecutivo y la rama judicial, encabezada por la Corte Suprema de Justicia, los cuales actúan separadamente, pero en armónica colaboración.

El régimen legal panameño se estructura en un sistema de fuentes formales encabezado por la Constitución Política, como la principal fuente normativa, que organiza el Estado. A nivel inferior, se ubican las leyes de la República, de carácter orgánico u ordinario, los decretos leyes y decretos de gabinete. Seguidamente, los decretos ejecutivos, los reglamentos, los resueltos y las resoluciones (administrativas o judiciales). Los tratados o convenios internacionales revisten rango de ley.

En el sistema panameño rige el principio de legalidad, el cual implica que los actos de autoridad estatal deben estar fundamentados en normas jurídicas previamente definidas. Es decir, los funcionarios públicos no pueden realizar actos que no se encuentren expresamente autorizados por la ley. Los particulares, por su parte, se rigen por el principio de autonomía de la voluntad, la libertad contractual; pueden hacer lo que la ley no prohíba.


RÉGIMEN DE ESTABILIDAD JURÍDICA

Cabe mencionar la existencia de la Ley No. 54 de 1998, mediante la cual se toman medidas para la estabilidad jurídica de las inversiones. Esta ley consagra expresamente la igualdad entre los inversionistas foráneos y los nacionales. La Ley es aplicable a los inversionistas que se involucren en actividades turísticas, industriales, agrícolas de exportación, agroforestales, mineras, de zonas procesadoras para la exportación, zonas libres comerciales y de petróleo, telecomunicaciones, construcciones, desarrollos portuarios y ferrocarrileros, de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, proyectos de irrigación y uso eficiente de recursos hídricos y toda aquella actividad que apruebe el Consejo de Gabinete.

La Ley 54 establece como garantías para el inversionista:

a. estabilidad jurídica de manera tal que los cambios legislativos no afecten sus derechos adquiridos (salvo que medien causas de utilidad pública o interés social);

b. estabilidad impositiva, tanto a nivel nacional como municipal;

c. estabilidad en el régimen aduanero.

d. estabilidad en cuanto al régimen laboral. Para acogerse a los beneficios de esta ley es necesario registrarse ante la Dirección Nacional de Desarrollo Empresarial del Ministerio de Comercio e Industrias (DINADE).


SISTEMA ECONOMICO

El ejercicio de las actividades económicas corresponde, principalmente, a los particulares. El sector económico más floreciente es el de los servicios, sobre todo por el comercio internacional que se realiza en y desde Panamá. En esta materia, resalta la importancia que tiene el centro bancario internacional, así como la Zona Libre de Colón, segunda en importancia en el mundo luego de Hong Kong, brinda un valor agregado a las oportunidades de financiamiento de comercio exterior desde Panamá.

Panamá constituye uno de los primeros registros de naves a nivel mundial según Lloyd´s Register y actualmente se encuentra en el desarrollo un proyecto de relevancia para el comercio a nivel mundial que es la ampliación de Canal de Panamá, el cual permitirá un mayor tránsito de embarcaciones por el Canal.

La unidad monetaria oficial es el Balboa, el cual posee valor a la par con el dólar estadounidense (US$), moneda de libre circulación y convertibilidad en el país desde 1903. La ausencia de emisión oficial de papel moneda por constitución reviste a la circulación del dólar estadounidense de enorme significación para las transacciones, tanto locales como a nivel internacional.

La creación de instrumentos y el establecimiento de instituciones para la reglamentación de las actividades comerciales en el país ha sido consistente con la orientación aperturista hacia los servicios que tiene la economía panameña. Tanto la letra como el espíritu de la legislación buscan ofrecer facilidades e incentivos que hagan atractivas las inversiones en y desde Panamá. Son realmente pocas las limitaciones existentes en el sistema legal panameño para la inversión extranjera.

Tanto los nacionales como los extranjeros reciben un tratamiento jurídico igualitario, característica que opera también para los inversionistas foráneos entre sí. Salvo el ejercicio del comercio al por menor, el cual está reservado para los nacionales, y restricciones para la adquisición de bienes inmuebles a 10kms de las fronteras con Costa Rica y Colombia, no hay en Panamá restricciones generales para que los extranjeros participen, como propietarios, en empresas locales y/o joint ventures.

En materia de prestación de servicios públicos la participación foránea es permitida, exceptuándose salvo excepción expresa legal la de los gobiernos extranjeros ya sea directamente o por interpósita persona.


COMERCIO EXTERIOR


Panamá cuenta con una larga tradición comercial a nivel internacional que data desde tiempos coloniales. Su espíritu aperturista ha conllevado la elaboración paulatina de políticas de comercio internacional. La Zona Libre de Colón, el Canal de Panamá, el sistema legal flexible y la posición geográfica de la República son factores que contribuyen a mantener al país en un sitio significativo en el comercio a nivel mundial.


LICENCIAS COMERCIALES

Con la Ley No. 5 de 2007, Panamá simplifica y agiliza el trámite para el ejercicio de actividades comerciales o industriales dentro del país, por lo que los interesados solamente requieren dar aviso al Estado del inicio de sus operaciones a través de un Aviso de Operaciones.

Se exceptúan de este aviso:

a) las actividades de explotación agrícola, ganadera, apícola, avícola, acuícola, agroforestal o similares,

b) la elaboración y venta de artesanías y otras industrias manuales o caseras, siempre que se utilice el trabajo asalariado de hasta cinco trabajadores,

c) las actividades sin fines lucrativos,

d) el ejercicio de actividades que no sean actos de comercio ni actividades industriales, realizado por personas naturales o sociedades civiles,

e) el ejercicio de profesiones liberales, a título individual o través de sociedades civiles, toda vez que no son consideradas acto de comercio.

En Panamá existe completa libertad para importar y/o exportar productos desde y/o hacia cualesquiera países, sin importar su régimen político. La política de comercio internacional panameña, flexible y a la vez selectiva, incluye puertos o zonas libres para la exportación y re-exportación, zonas procesadoras para la exportación, un sistema protector para la agricultura e industria nacional e incentivos para la industria y la exportación.


Fuente: DoingBusiness